0

DSC03377Nuevamente este año el  Dr. D. Julio Rodríguez de la Rúa y el que suscribe estas líneas hemos hecho una estancia de dos semanas en el “Hôpital Universitaire Le Bon Samaritain” en N’Djamena, la capital de la República del Chad en África.

Para mi ha sido la tercera vez y para el Dr. de la Rúa la quinta. Ambos hemos realizado labor asistencial (consulta, pases de sala , intervenciones quirúrgicas, urgencias) y docente, ya que el hospital tiene su pequeña Facultad de Medicina y Escuela de Enfermería. Este año, por cierto, sale en noviembre la  segunda promoción de médicos.

Labor asistencial:

.Tuvimos 58 primeras consultas y además revisiones, atendimos 124 visitas en la planta de hospitalización, atendimos las urgencias e hicimos 22 cirugías.

-Labor docente:

.Seminario sobre: Osteomielitis hematógena, clasificación sencilla con correspondencia precisa de tratamiento, para países en vías de desarrollo de África.

.Demostración teórico-práctica de Anestesia troncular de Mano y realización por Enfermero-Anestesista posteriormente

.Demostración teórico-práctica de Anestesia troncular de Pié y realización por Enfermero-Anestesista posteriormente

.Demostración teórico-práctica de Artrocentesis de rodilla y realización por estudiantes posteriormente, en Artritis séptica.

.Colocación de yesos y realización por estudiantes posteriormente.

.Curas en quirófano de heridas cicatrizando por 2ª intención y realización por  estudiantes posteriormente.

.Injertos de piel de Reverdin y realización por estudiantes posteriormente.

.Prevención de Tromboflebitis, insistiendo diariamente en la visita de hospitalizados, de la importancia de movilización muy frecuente de tobillo y dedos del pié (aparte de la medicación)

.Prevención de Neumonía Hipostática, insistiendo en la respiración profunda muy frecuente, en los encamados.

.Prevención de úlceras de decúbito, insistiendo en los cambios posturales  y enfatizando en que es la responsabilidad sobretodo de Enfermería.

 

La experiencia para ambos siempre es maravillosa. Particularmente, me siento querido por el personal de allí y valoran enormemente la labor que hacemos.

Siempre vamos en el mes de mayo , y he de decir que el calor en esa época del año es infernal de día y de noche. Es lo que peor llevo.

El hospital al que vamos está hecho por un religioso jesuita, el padre Gerardi de 81 años de edad , y en plena forma. Él es el que dirige todo con la colaboración del Prof. Pierre Farah, ex-catedrático de Cirugía de la Facultad de Medicina de Beirut (Líbano), jubilado y con casi 80 años. Seguramente, me quedaría corto o no expresara bien con palabras la labor que han hecho y siguen haciendo. Es algo realmente increíble.

El hospital está situado en el barrio más pobre de la capital, se llama Walia, y les puedo asegurar que he podido comprobar, de primera mano, a qué huele la miseria. A la hora de comer, la puerta del hospital se llena de pobres para ver si cae

algo , normalmente “sobras de sobras”. A pesar de todo, no se les ve infelices.

¡Qué suerte he tenido de nacer donde he nacido!.

A continuación, les expondré qué hacemos un día cualquiera, que no sea domingo (que se descansa, salvo urgencias). Nos levantamos entre las 5,30 y las 6,00 h.  de la mañana, al salir el sol. Tras el aseo de rigor, vamos a desayunar, cojo una botella fresca de agua tratada y a trabajar. Primero pasamos visita a los enfermos hospitalizados y luego nos repartimos el trabajo entre el Prof. de la Rúa y yo. Normalmente él se ocupa más de la consulta y yo más del quirófano. Las grandes cirugías las hacemos juntos.

Todo el trabajo hay que tenerlo listo, en lo posible, antes de las tres de la tarde, ya que la luz es de grupos electrógenos y funciona de 9 a 15h y de 18 a 22h. Si bien es verdad que si hay urgencias quirúrgicas lo encienden el tiempo justo para operar, aparte del tiempo reglamentario.

Luego vamos a comer al comedor. Hay que decir que comemos muy bien , sin lujos claro está (los mangos y los pomelos son exquisitos). Tras el almuerzo descansamos un poco, aunque no se puede dormir del calor que hace. Oscurece a las 18,00 h.

Por la tarde, echamos un vistazo a los pacientes operados del día y charlamos un rato hasta la hora de la cena , sobre las 20 h.. Yo aprovecho para intentar comunicar con mi familia por wifi. A veces hay suerte y otras no. Y tras charlar con los compañeros de cena y ver algo las noticias de la TV francesa por la tele, nos vamos a la cama a intentar dormir con el calor que siempre nos acompaña y mañana será otro día.

Este año con ocasión de que el embajador de España para Camerún, el Chad y República. Centroafricana, D. Marcelino Cabanas, visitó N’Djamena, hemos tenido el honor de ser invitados a cenar con él, con el Consul de España en Chad (chadiano) , y otros españoles que están trabajando allí. He de decir que la experiencia fue realmente enriquecedora.

Por último, quiero expresar mi gratitud a todas las personas que hacen posible que pueda hacer este viaje de cooperación sanitaria. Y animo a todos los facultativos , jóvenes o mayores, a tener una experiencia tan maravillosa , por lo menos una vez, como las que he tenido yo.

Un saludo afectuoso

Dr. Gaspar García Guerrero, Cirujano Ortopédico y Traumatólogo y médico voluntario.

Deja un comentario