0

Gema Freire.-Promover la cooperación internacional en materia de asistencia sanitaria, facilitar la participación de profesionales sanitarios en acciones y proyectos de cooperación internacional y colaborar en la transferencia de material y tecnología de uso sanitario, son algunos de los objetivos que persigue la Asociación Andaluza de Cooperación Sanitaria (AACS). Una entidad que se constituyó en Cádiz, el 13 de octubre de 2006, en respuesta al grito de ayuda desesperado de las Hijas de la Caridad y la sensibilidad de varios profesionales sanitarios que no se lo pensaron dos veces para crear una asociación en auxilio de esos pacientes que están tan lejos de los recursos sanitarios más básicos.

Actualmente la asociación trabaja en tres proyectos en sendos hospitales de Farangana (Madagascar), en N’Djamena (El Chad) y en Cienfuegos (Cuba). Alonso Camacho y Rosario Carreira son dos enfermeros gaditanos que forman parte de esta entidad desde sus comienzos y a continuación nos explican en qué proyectos se está trabajando y cómo se organiza la asociación a la que pertenecen.

¿Cuándo y por qué se funda la Asociación Andaluza de Cooperación Sanitaria? 

Alonso Camacho: Hace 13 años, tras la llamada angustiosa de la Filles de la Charité de San Vicente de Paul de Farafangana (Madagascar), dos prestigiosos cirujanos, Julio de la Rúa y José Manuel Devesa, junto a otros profesionales, acuden y prestan asistencia. A la vuelta organizan dos equipos de voluntarios, uno desde Madrid y el otro desde Cádiz, al que nosotros pertenecemos. La Asociación Andaluza de Cooperación Sanitaria se constituyó oficialmente el 13 de octubre de 2006, así que estamos próximos a cumplir nuestro décimo aniversario. Desde entonces, los equipos acuden cada año en distintas fechas de manera que los pacientes están más tiempo asistidos por las distintas especialidades médicas y de enfermería. 

¿En qué proyectos habéis trabajado desde entonces hasta la fecha? 

Rosario Carreira: Dentro de la AACS existen varios proyectos, en diferentes países. A lo largo de este tiempo hemos conseguido importantes logros gracias a la labor de los neurocirujanos que han realizado intervenciones en niños con hidrocefalias; las ginecólogas han extirpado tumores y han abordado patologías con importantes secuelas para la mujer por tener connotaciones sociales y familiares como son las fistulas vesicovaginales. El cirujano José Manuel Devesa lo relata muy bien en su libro “Llévame a Farafangana”. Los oftalmólogos han llevado a cabo intervenciones de cataratas, los traumatólogos operaciones del pie zambo, osteomielitis y han enseñado a los nativos una “técnica para el tercer mundo” denominada Método Ponseti. Evidentemente, hay que destacar el papel de los enfermeros en la labor que se está haciendo en los hospitales y en promoción de la salud y educación en cuidados. Actualmente, tenemos un traumatólogo en el Chad en el Hospital Bon Samarité, y desde el 1 al 19 de octubre viajaremos un equipo a Farafangana (Madagascar)

¿Desde cuándo es usted miembro de la Asociación?

Alonso Camacho: Desde que se empezó a organizar para constituirse. Una vez que regresaron de la misión los dos cirujanos y se formó el equipo de Cádiz, me involucré. A día de hoy el equipo lo formamos profesionales gaditanos y de otras comunidades españolas.

¿Qué tienen que hacer las personas que estén interesadas en formar parte de la entidad? ¿Qué requisitos deben cumplir? 

Rosario Carreira: Siempre hay contactos entre compañeros que están interesados en la cooperación y a través de  nuestra página (www.cooperacionsanitaria.com) pueden obtener información o hacerse socio colaborador. Según las necesidades de cada campaña se forma el equipo.

Alonso (7)

Grupo de cooperantes.

¿En el mes de octubre un grupo de profesionales sanitarios partirá de nuevo a Farafangana (Madagascar) para dar cobertura sanitaria? ¿Quiénes forman el equipo y qué labor van a realizar? 

Rosario Carreira: Este año el equipo estará formado por dos traumatólogos, dos oftalmólogos y un residente, una ginecóloga y una residente, dos anestesistas, una cirujana, un ortopédico, un óptico y dos enfermeros. Llevaremos a cabo consultas, intervenciones quirúrgicas, y tratamiento pre y post-operatorio además de docencia al personal de la misión.

Lleváis doce años prestando asistencia en Farafangana, ¿cuál ha sido la evolución a lo largo de este tiempo? Es de suponer que el trabajo está más organizado que en los primeros años y que se han producido avances. 

Alonso Camacho: Contamos con dos profesionales médicos y varios enfermeros que se quedan allí trabajando y filtran la cantidad de pacientes que hay y sus distintas patologías, y con esa información formamos los equipos. Por supuesto que ha evolucionado, los primeros años que acudíamos aquello era una leprosería con un pequeño quirófano, hoy es un hospital reconocido por el Ministerio de Sanidad. También forman parte de la misión dos médicos, varios enfermeros y auxiliares que permanecen en las zonas de actuación todo el año.

¿Las personas que quieran colaborar con vuestros proyectos realizando una aportación económica qué tienen que hacer? 

Alonso Camacho: Es muy importante la colaboración de todo ciudadano que este sensibilizado con estas causas. Si quieren pueden aportar lo que consideren a la cuenta que tenemos abierta en el Banco Santander IBAN ES53 0049 5709 61 2416033171. Cada vez nos cuesta más trabajo conseguir dinero para las campañas.

¿En qué proyectos estáis trabajando en estos momentos para recaudar fondos? 

Rosario Carreira: Hemos realizado una cena benéfica en el mes de junio, y ahora estamos ofreciendo papeletas a dos euros cada una con dos números para el sorteo del próximo 16 agosto de una obra donada por el pintor gaditano Adrián Torres, quién también es participante activo en diferentes proyectos en Tailandia, Filipinas e India con la Fundación de Vicente Ferrer etc. También estamos preparando una visita turística a Tánger y Chefchaouen un fin de semana del 16 al 18 de septiembre. En fin, que no paramos.

Quiero aprovechar para decir que formamos parte de otra misión muy bonita que es una escuela infantil a la que acuden los niños que ayudamos. Pagamos por cada meno 60 euros al año y ese dinero les cubre enseñanza, libros y la comida del mediodía. Si alguien está interesado puede apadrinar un niño.

¿En qué otros lugares desarrolla la entidad su actividad? 

Alonso Camacho: En el Chad, Cuba, Madagascar y si hay otros países que pidan colaboración estamos dispuestos a estudiar el problema dentro de nuestras posibilidades, ya que el viaje y los gastos nos los costeamos nosotros, y con el resto de los ingresos llevamos material, medicamentos, etc. Para que nos hagamos una idea, cada contenedor que mandamos nos cuesta 3.000€.

Deja un comentario